Éxito y talento

A menudo nos preguntamos y buscamos la fórmula mágica que dé respuesta a esta pregunta: ¿por qué unos tienen éxito y otros no?

Winston Churchill decía que “La clave del éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

Deberíamos seguir preguntándonos cuáles son los condicionantes para tomar esta actitud entusiasta. Parece que cada día somos más los que apostamos por afirmar que el optimismo, la perseverancia y la resiliencia (capacidad de recuperarse y de rebotar frente a las circunstancias), llevan al éxito.

También  cabe destacar el trabajo personal de cada individuo en busca de su “insight”. Es fundamental el autoconocimiento y una alta autoestima como puntos de partida para gestionar nuestras vidas tanto personales como profesionales. Sacando lo mejor de uno mismo, incluso me atrevo a decir que se consiguen mejores resultados de equipo. Siempre apelando al equilibrio, la ética y el respeto.

En este punto de aceptación del ser que busca actuar, me gusta hacer mención de la frase que el escritor Alex Rovira hace en su libro de “La brújula interior” dónde dice “Be the best of you, not better than you” (Sé lo mejor de ti y no aparentes más de lo que puedes ser). Esta es la dirección  del éxito y de la felicidad, permitiéndonos diseñar nuestra vida disfrutando de lo que somos. Solo nos queda llevarlo a la práctica. Mi consejo es, muevete!

 

2 Comentarios

  1. Natalia dice:

    Desde pequeña me han enseñado que debemos aprender de los errores y los tropiezos que se presentan durante nuestra vida.
    Pero nadie te cuenta que en realidad no existen errores sino decisiones. Decisiones que, meditadas y sujetas a un equilibrio, ética y respeto (aunque puedan ser más o menos acertadas), hacen que nos movamos, de la manera que más conveniente consideremos.
    No debemos caer ante el fracaso que esa decisión pueda conllevar, debemos apreciar la nueva oportunidad que la vida nos brinda para poder volver a decidir y, esta vez, dar en el clavo. Pero para ello es esencial conocernos, saber hasta dónde somos capaces de llegar sin permitir que las expectativas nos superen.

    Muy buena publicación. Pensamos que somos conscientes de ello pero siempre necesitamos que alguien nos recuerde que después de caer debemos volvernos a levantar.

  2. Ana Bosch dice:

    Natalia, Un comentario brillante.
    A esto en PNL (Programación Neurolingüística) se le llama modelo POPS (Prueba-Opera-Prueba-Salida). Se trata de ir calibrando las pruebas o errores hasta dar en el clavo como bien dices. Gracias por tu aportación.

Deja un comentario

*

 
 

← Volver a Novedades